Borgoña: una región de placeres heterogéneos

Sylvie Ramisse dirige desde hace varios años el INTER-HOTEL Normandie en Auxerre, su ciudad natal. Tras finalizar sus estudios en la Escuela de Hostelería, pasó 10 años en París como gobernanta en hoteles de lujo. Enamorada de su trabajo, decide volver a Auxerre para hacerse cargo del hotel familiar "desde hace 2 generaciones". El INTER-HOTEL Le Normandie debe su nombre al pastelero del famoso transatlántico "Le Normandie", que creó este encantador lugar con grandes recibidores.

Cuando Sylvie Ramisse habla de su región, sobre todo lo hace para alabar la hospitalidad de los oriundos de Borgoña, pero también para destacar la infinidad de actividades que se pueden realizar en la región: "El encanto de la región reside en su diversidad. Todos los gustos se verán colmados".

Borgoña es famosa por sus prestigiosos vinos y su gastronomía, pero no se puede olvidar la riqueza de su patrimonio. Esta región encierra algunas ciudades muy interesantes, todas con un encanto particular, y muchos lugares por descubrir. Durante un fin de semana o una estancia más larga, Borgoña le cautivará.


Desde la mostaza de Dijon a los Hospicios de Beaune

Emprendamos la visita comenzando por Dijon, "capital" de Borgoña. Universitaria y turística, esta ciudad alberga numerosos museos y el antiguo Palacio de los duques de Borgoña. Dijon es universalmente conocida por su mostaza. Nuestros hoteles de Chenove o Daix, muy próximos a Dijon, le acogerán si decide visitar la capital borgoñesa.

No muy lejos se encuentra Nuits-Saint-Georges, donde la fama de sus viñedos habla por sí sola. A tan sólo unos kilómetros encontrará también Beaune, conocida por ser la capital de los vinos de Borgoña. Ubicada en la Ruta de los "Grands Crus", que se extiende de Dijon a Beaune, la ciudad es una parada obligada para los amantes del gran vino.

Durante su visita a la Côte d'Or, no debe perderse Pouilly-en-Auxois y la capilla de Notre-Dame Trouvée. Conocida como la ciudad del "Sacré-Cœur", por su magnífica basílica, Paray-le Monial, capital de Saona y Loira, es una ciudad cuyas callejuelas medievales y numerosos lugares y monumentos históricos la convierten en una visita de lo más placentera.


De la Torre del Reloj de Auxerre a la Catedral de Saint-Etienne de Sens

En Auxerre, catalogada como "Ciudad de Arte e Historia", encontrará la majestuosa catedral de Saint-Étienne, monumento gótico situado en un barrio peatonal, y también la Torre del Reloj, cuyas manecillas marcan los movimientos solares o lunares. Muy cerca de la torre residió Guillaume Rousselle, más conocido como Cadet Rousselle, un alguacil famoso por una canción satírica popularizada por aquella época. Aproveche para pasear por el centro de la ciudad y admirar los edificios ornamentados con esculturas de madera, elaborados por el artista François Brochet.

Otra "Ciudad de Arte e Historia" de Borgoña es Chalon-sur-Saône, una ciudad con un legado histórico desde la Antigüedad al Renacimiento. Debe este reconocimiento a sus diferentes monumentos civiles, como la Casa del Vino, el Coliseo o el Parque de Exposiciones, pero también a las casas con entramados, sus callejuelas y torres.

En Mâcon, podrá descubrir el museo dedicado a Alphonse de Lamartine, oriundo de la ciudad. No se pierda la Apothicairerie de l'Hôtel-Dieu, una farmacia muy bien conservada, que le sumergirá en el universo de los boticarios del siglo XVII, y la catedral de Saint Vincent, monumento histórico.

Entre Chalon-sur-Saône y Auxerre, Nevers cuenta por su parte con un patrimonio histórico asombroso, desde lo medieval a lo contemporáneo, pasando por lo renacentista. Una vez en Nevers basta con seguir el "Fil Bleu", una línea azul trazada en el suelo, que le guiará a través de los diferentes barrios de la ciudad. Asimismo podrá contemplar las casas con entramados de madera, visitar la catedral o el museo Frédéric Blandin y su fantástica colección de cerámica de Nevers. Si busca un poco más de naturaleza, no quedará decepcionado, pues podrá pasear a pie o en bicicleta por las sendas señalizadas o por el Loira, en un barco típico de la región.

Sens se encuentra en la frontera de las tres regiones (Isla de Francia, Champaña-Ardenas y Centro), a tan sólo unos kilómetros de París. La Catedral de Sens, considerada la primera catedral gótica del siglo XII, encandilará a los amantes de la arquitectura. Admire con calma la "Maison d'Abraham", construida en 1540, un pintoresco monumento donde una de sus esculturas representa el árbol de Jesé (arbol genealógico de Cristo).


Borgoña, la reina de la gastronomía

Por último, no podría terminar su visita a Borgoña sin oír hablar de su gastronomía, y mucho menos sin probarla: fondue borgoñesa, boeuf bourguignon, caracoles, pain d'épices, etc. En cuanto al vino, sólo el hecho de mencionar Gevrey-Chambertin, Pinot Noir, Chardonnay o Chablis, despertará los sentidos de los amantes de esta bebida.

Borgoña terminará de seducirle por su rica naturaleza, su red fluvial de 1200 km, ideal para pasear a lo largo de los canales. Los amantes del ciclismo también podrán colmar sus deseos practicando deporte al aire libre. Por último, Borgoña le brinda tal variedad de placeres que se verá obligado a volver para descubrirlos todos.

Este sitio web utiliza cookies para poder ofrecerle publicidad adaptada a sus temas de interés, proporcionar mediciones de audiencia y compartir o redireccionarle a las redes sociales. (Saber más)
OK

¡ Le encantará ser fiel !

En toda Europa, la Tarjeta Accent recompensasu fidelidad en los 550 hoteles de nuestras 4 marcas.

Estamos buscando los precios disponibles.
Le rogamos espere unos segundos.